Acúfenos: ¿pueden combatirse con la dieta?

 In Patologías del oído

La investigación sobre el origen  y el tratamiento de los acúfenos o tinnitus, ocupa desde hace tiempo la atención de los especialistas. No es para menos, porque este trastorno, basado en la percepción de un sonido o zumbido que se produce sin haber estímulo acústico externo, afecta aproximadamente al 15% de la población mundial

Continuando con el análisis de cifras, el 15-20% de las personas que con acúfenos realizan algún tipo de consulta en busca de una solución y entre  un 1-2% presentan un malestar que las incapacita para llevar una vida normal. Ésto último  puede provocar a la personas un malestar general que repercuta en su salud, vida laboral, cuidado personal, relaciones sociales, etc.

No es pues extraño el interés por las investigaciones para combatir  los acúfenos,  que curiosamente han revelado la existencia de una relación entre emociones, sistema digestivo y tinnitus. Esto se debe a que comer sano ayuda a conseguir equilibrio físico y mental, y se ha comprobado que las personas con acúfenos pueden mejorar los síntomas con algunos ajustes en su dieta diaria. Vamos a ver cuáles.

acúfenos y dieta

La clave: evitar ciertos alimentos

Los estudios señalan que una nutrición adecuada puede aliviar los acúfenos  y las molestias asociadas, se basan en la eliminación de la dieta ciertos alimentos o substancias que provocan  hiperexcitabilidad neural. Y atención, porque se trata de componentes muy comunes, así que vamos a relacionar los más conocidos:

  • Café  y té (a no ser que sea descafeinado o sin teína)
  • Chocolate
  • El glutamato presente en la salsa de soja, comida china, algunos quesos, platos industriales listos para comer, conservas y ciertos alimentos congelados. 
  • El alcohol (todas las bebidas alcohólicas en general).
  • El aspartamo (edulcorante de muchas bebidas artificiales, principalmente las llamas LIght o Zero).
  • La quinina (algunas bebidas con gas).
  • El cloruro sódico (como la sal, entre otros alimentos que lo contienen)

 

Si bien los audioprotesistas especializados como los de Audiotek y sus centros auditivos de Barcelona, o Audífonos Cues en Barakaldo, pueden ayudar a las personas con acúfenos y ofrecerles soluciones auditivas, los profesionales de la nutrición también pueden elaborar planes nutricionales personalizados. En algunos casos, los especialistas recomiendan a sus pacientes con tinnitus una dieta baja en hidratos de carbono, pero todo dependerá del caso particular y de las necesidades nutricionales del paciente. Por lo que a la parte audiológica se refiere, el uso de audífonos también es una ayuda en ciertos casos de tinnitus

Pero como no todas las personas son iguales ni requieren de idéntico tratamiento, será el profesional experto quien, a base de analizar con detenimiento el caso, prescriba la pauta a seguir.  Lo cierto es que estudios médicos  aconsejan que las personas con acúfenos procuren mantener un peso corporal adecuado, y se aseguren de una ingesta suficiente de vitaminas del grupo B, concretamente vitamina B12, vitamina B2 y vitamina B3. Así mismo, consumir suficientes proteínas e hidratarse correctamente, son otros factores importantes.

acúfenos y dieta

Pero, ¿los acúfenos desaparecerán con la nueva dieta?

Lamentablemente, la dieta por sí misma no acabará de forma radical con el acúfeno, pero sí puede mejorar su percepción, por lo que merece la pena. Además, teniendo en cuenta cuáles son las substancias que los provocan, limitar su consumo o desterrarlo de la dieta beneficiará la salud general de la persona. 

La otra cara de la moneda  estaría compuesta por las vitaminas y minerales que sí ayudan a combatir los acúfenos, y que  según estudios médicos realizados sobre pacientes son los siguientes:

  • Hierro: carnes rojas y magras, mariscos de concha, frutos secos, semillas de sésamo, verduras de hoja verde. 
  • Zinc: hígado, ostras, almejas piñones, semillas de calabaza, alga agar, levadura de cerveza.
  • Magnesio: trigo integral (sobre todo), granos integrales, espinacas, quinoa, almendras,  anacardos, cacahuetes, chocolate negro, aguacate, tofu.
  • Fósforo: lácteos (yogur, leche y queso),  pan integral, arroz integral, avena, carnes, aves de corral, pescado, huevos, nueces, sésamo, legumbres.
  • Potasio: soja, pistachos, yogur natural, boniato, aguacate, plátano, sandía, cardo, espinacas.
  • Vitamina B6: hígado, pollo, carne de cerdo, pescado, plátano, patatas, y productos de granos integrales. 
  • Vitamina B12: hígado vacuno, almejas, pescado, carne roja, carne de ave, huevos y productos lácteos.
  • Vitamina A: zanahorias, lechuga, boniato, hígado de pavo, pimentón, mango.
  • Vitamina  C: cítricos, kiwi, mango, papaya, piña, fresas y frutos rojos en general, sandía, melón, tomate, pimiento rojo. verduras de hoja verde.
  • VItamina E: aceites vegetales de maíz (como el germen de trigo), nueces, semillas de girasol, verduras de hoja verde.

En cualquier caso, como ya hemos dicho lo más conveniente es acudir a los profesionales, bien sea de la audiología como de la nutrición, para que en función del caso indiquen el camino más oportuno y seguro a seguir.

Recommended Posts

Leave a Comment