Patologías más habituales del oído

 In Patologías del oído

Las enfermedades del oído pueden ser producidas por infecciones, malformaciones o lesiones del aparato auditivo, la exposición a sonidos fuertes,  cambios bruscos de presión, traumatismos, tumores cerebrales e, incluso, por razones desconocidas.

Sufrir enfermedades auditivas es muy común entre la población, sobre todo teniendo en cuenta que en la mayoría de ocasiones es a causa de factores externos que no podemos evitar.

Una simple infección es el origen en muchos casos de un proceso de pérdida auditiva. Por este motivo, es importante estar atentos a algunas de las afecciones más comunes del aparato auditivo, para poder identificarlas convenientemente y poder actuar lo antes posible, mejorando los resultados del tratamiento. 

Patologías más habituales del oído

Enfermedades e Infecciones del Oído

El oído es uno de los órganos más avanzados y sensibles de nuestro cuerpo. Se trata de un órgano  tremendamente complejo que cumple 2 funciones de gran importancia para el organismo: la audición y el mantenimiento del equilibrio.

Las enfermedades e infecciones más frecuentes que se pueden presentar en el sentido del oído son:

 

Hipoacusia

La hipoacusia o pérdida auditiva es uno de los problemas de salud más frecuente y que afecta a todos los grupos de edad.  Aunque las estadísticas varían entre los países, se estima que la padecen 17 de cada 1.000 niños y jóvenes menores de 18 años, aumentando hasta 310 de cada 1.000 personas mayores de 65 años.

La hipoacusia provoca sordera parcial o una acusada pérdida auditiva. Los síntomas de ésta pueden manifestarse de diversas formas como la imposibilidad de entender una conversación cuando hay varias personas hablando, mayor facilidad para entender voces masculinas que femeninas, dificultad para distinguir sonidos agudos o comprender voces entre dientes.

También pueden manifestarse  otros síntomas más complejos como pérdida del equilibrio, mareos, presión en el oído o acúfenos.

hipoacusia
Timpanoesclerosis

Esta afección se debe a secuelas de periodos de inflamación en el oído medio. Normalmente, con la timpanoesclerosis, se ve afectada la membrana timpánica, pero también pueden verse involucrados la ventana oval y la ventana redonda.

Los síntomas pueden ir desde una hipoacusia leve a una hipoacusia severa. Dependiendo de la gravedad de la misma habrá que aplicar cirugía o no para tratarlo.

 

Otitis

La otitis es la afección más común del oído, sobre todo durante la infancia. Las otitis son las inflamaciones del oído, que pueden afectar al oído externo (otitis externas) o al oído medio (otitis medias). 

El origen de las otitis es generalmente infeccioso, bien provocado por bacterias, hongos o virus. Las otitis externas suelen ocurrir tras manipulaciones del conducto (limpieza con bastoncillos etc), cambios del pH de la piel (baños frecuentes en piscinas) o baños en aguas contaminadas. 

Por el contrario, las otitis medias están causadas por los resfriados y la otitis media secretora, siendo muy frecuente en niños y en las estaciones de frío. El consumo de tabaco, activo o pasivo, y la escolarización a edad temprana suponen un mayor riesgo a padecer estas infecciones.

 

Síndrome de Ménière

La enfermedad de Ménière es una patología bastante común entre la población actual. Se produce cuando  el líquido de los laberintos, situados en el oído interno, tiene una presión demasiado alta. Estos laberintos, junto con otro nervio del cráneo ayudan al cuerpo a mantener el equilibrio.

Cuando aparece la enfermedad de Ménière se sintomatiza de diversas maneras,  pero la más común es la pérdida de equilibrio o los molestos vértigos. 

 

Pérdida auditiva bilateral

Esta patología se produce cuando hay una pérdida auditiva en ambos oídos a la vez y en el mismo grado. Puede producirse por varios motivos, pero los más comunes son la exposición excesiva a una fuente de sonido muy elevada, el paso de la edad o también por factores genéticos. 

En este caso, el tratamiento más frecuente es el uso de audífonos en ambos oídos, dependiendo del grado de sordera. 

pérdida auditiva

Perforación timpánica

 Un sonido de gran intensidad cerca del oído, introducir un objeto en su interior o una lesión, pueden provocar una rotura de la membrana timpánica. Es lo que se conoce como perforación timpánica. Sus principales síntomas consisten en dolor leve, secreciones, acúfenos y vértigo.

Si la perforación es pequeña, no precisa de tratamiento ya que puede cicatrizar sola. Si la lesión es más grave, son necesarios parches en la membrana o el uso de un gel.

 

Laberintitis

Una infección viral acostumbra a ser el origen de la Laberintitis, una afección que afecta al laberinto, una parte del oído interno. Puede ser una gripe, por ejemplo, pero también otro tipo de virus particulares que tienen incidencia indirecta en esa parte del oído. El resultado, en todo caso, es que los nervios que se encuentran en la zona se ven afectados.

Al tratarse del sistema que nos ayuda a mantener el equilibrio y nos da la orientación espacial, lo más habitual es que los síntomas tengan que ver con mareos, pérdidas de equilibrio, náuseas o incluso vómitos; pero también aparecen pérdida auditiva en el oído afectado o zumbidos.

Recommended Posts

Leave a Comment